El poder de la palabra

12 respuestas a El poder de la palabra

  1. Marta Tamargo dijo:

    ¡Me encantan las cartas, así que estaré atenta a ver si hay carta del norte! ¡Enhorabuena
    por este proyecto que seguro que te traerá muchas cosas buenas, ya lo verás! 👏👏👏

  2. Pedro Álvarez dijo:

    Nos une una ya larga y grandísima amistad y quiero aprovechar la ocasión para Felicitarte y darte la Enhorabuena por este grandísimo trabajo para crear este blog.
    Te deseo muchísimo éxito.

  3. Judith G Bobes dijo:

    Eres único, un fuera de serie, un trabajo excelente! Me alegra y te felicito por la creación de la página, que muchos de nosotros disfrutaremos! Que bien lo cuentas todo. Mi más sincera enhorabuena y gracias por compartir la página en el grupo

    • Yeyo dijo:

      Muchísimas gracias por tu comentario, Judith, aunque me parece que tus elogios son excesivos. Me esforzaré por seguir reflexionando y escribiendo, y servir de entretenimiento a quienes me queréis.

  4. Gumer dijo:

    Yeyo mucho ánimo y a seguir publicando.
    Estaré atento a tus “Cartas del Norte”
    Enhorabuena y a seguir

  5. Marisol dijo:

    Buenos días Aurelio, te conozco a través de una gran amiga Mía , tu tía Carmen y también por foto , por cierto, eres muy guapo .
    Me encanta que te hayas decidido a publicar tus vivencias , siempre suelen ser muy vividas, valga la redundancia, y muy interesantes .
    Me gustará mucho seguir conociéndote a través de tus epístolas y seguro que no me vas a defraudar .
    Un abrazo enorme en esta nueva “andaina” que comienzas y hasta ya ¡

  6. José Antonio Argüelles López dijo:

    He terminado de leer los artículos de tu blog y me gustan: Esa sucesión de anécdotas para desarrollar una idea es muy efectiva y amena. El título del blog me emociona por los recuerdos que me trae. ¡Una auténtica sorpresa Yeyo! Me encanta. Mucho ánimo, estaré pendiente. Un abrazo.
    (Lo he pasado a la familia)

    • Yeyo dijo:

      Muchísimas gracias por tu comentario, Jose.
      Espero que la inspiración no me abandone y poder seguir «reflexionando» sobre situaciones más o menos cercanas: unas veces con más acierto y otras con menos, pero siempre con la mejor intención.
      ¡Un abrazo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.