El poder de la palabra

Después de varios artículos publicados en LikedIn (que iré subiendo a este sitio poco a poco), y animado por familiares y amigos que bien me quieren, me decido a tener mi propio espacio en la red. Entre proyecto y proyecto y con mis limitados conocimientos de informática, he intentado configurar este espacio para mi, para mis reflexiones, pero también abierto a quienes quieran participar de una u otra forma en él.

Como nada es casual, para empezar les diré que la foto que preside este espacio está tomada desde donde crecí, con vistas a la fábrica de Arnao, a la playa de Salinas, a la entrada de la ría de Avilés y los faros de Avilés y Peñas.

En aquella época mis abuelos tenían familia en EEUU, con quienes el único contacto factible era postal. Cuando el cartero llegaba con un sobre con bordes azules y rojos mis abuelos sabían que llegaba una «carta del norte» con noticias de aquellos familiares «americanos«, tan lejanos en el espacio como cercanos a través del intercambio epistolar.

Según las estadísticas nuestro idioma es el segundo a nivel mundial en términos de hablantes nativos (sólo por detrás del chino mandarín) y el cuarto en número de hablantes. Es una lástima no sólo que no lo cuidemos, sino que no lo usemos más, que no hagamos de este poderoso instrumento un arma de comunicación masiva; así que intentaré servirme de nuestra lengua para compartir algunas historias con ustedes.

Poco a poco iremos escribiendo, reflexionando, hablando de temas profesionales o sociales, que espero que les gusten, aunque no siempre estén de acuerdo con mis planteamientos.

Les invito a participar dejando sus comentarios en los espacios reservados para tal fin.

Seguro que hay cosas mejorables y otras que no funcionan correctamente: soy el responsable e intentaré corregirlas tan pronto como me sea posible, por lo que les ruego paciencia.

Publicado en Personales | Deja un comentario

VOLVER A EMPEZAR

Hace casi 40 años, el 11 de abril de 1983, Volver a Empezar se convertía en la primera película española en conseguir un premio Oscar. Con uno protagonistas maduros pero muy vitales, el director -José Luis Garci- declaraba abiertamente su pretensión de transmitir la idea de que “sólo se envejece cuando no se ama”, pero también que el camino de la vida te plantea situaciones ciertamente difíciles y dramáticas que tarde o temprano se pueden llegar a superar, para lo que sin duda se necesita coraje, pero sin olvidar que la mejor receta puede ser “volver a empezar”.

Las empresas también tienen sus historias particulares que a veces las llevan por caminos impensables en el momento de su fundación. Entrar en nuevos mercados, adquirir nuevas tecnologías, mejorar los productos o satisfacer las crecientes demandas de los clientes suelen ser algunos de los motivos que llevan a las empresas a transformarse, crecer y adaptarse a las circunstancias.

Sin ir más lejos, mi empresa desde hacer unas semanas es DURO FELGUERA ENERGY STORAGE, una nueva empresa con mucha historia detrás.

Corría el año 1962 cuando la compañía S. M. Duro Felguera crea FELGUERA STOCKAGE para dar respuesta a la demanda de almacenamiento de productos petrolíferos en España: las nuevas refinerías en La Coruña, Puertollano, San Roque, La Rábida, Tarragona y Castellón demandaban grandes tanques de almacenamiento y en ese contexto la empresa considera conveniente crear esta sección dedicada en exclusiva a ese segmento de negocio en plena expansión.

Aunque en esa época empieza a haber un notable volumen de negocio, la empresa enseguida detectó que era necesaria una mejora técnica de procesos (fundamentalmente en el taller), por lo que en es momento se busca un socio que aporte nuevas ideas y experiencia, y así en febrero de 1971, S.M. Duro Felguera se une a la francesa Constructions Metáliques de Provence (CMP) para fundar FELGUERA-PROVENCE, una nueva empresa participada por ambas al 50% y con sede en Madrid, que tiene como objeto el estudio, la comercialización, la preparación y el montaje de toda clase de trabajos de calderería así como las operaciones industriales, pero -sobre todo- que busca compartir y aglutinar el know-how de ambas empresas matrices y adquirir nuevos conocimientos para mejorar procesos y convertirse en líder del mercado nacional. Gracias a las nuevas técnicas desarrolladas por esa unión se empiezan a hacer tanques de almacenamiento más grandes y complejos, se mejora en el segmento de negocio de las esferas y se adquiere una nueva tecnología de la que aún hoy en día (cincuenta años más tarde) conservamos en alguna medida: de hecho y a modo de ejemplo, seguimos utilizando el término “amorce” para referirnos a la parte superior de las patas de una esfera.

Aunque el negocio esa época va bien, las demandas del mercado no dejan de crecer, y para adaptarse a este nuevo entorno y oportunidades la empresa decide buscar un nuevo socio tecnológico.

Después de las pertinentes negociaciones, en marzo de 1975 se termina la relación de Duro Felguera con Constructions Metáliques de Provence y empieza una nueva unión con el gigante japonés Ishikawajima-Harima Heavy Industries Co.: dos empresas centenarias unen sus caminos en la empresa FELGUERA-IHI para colaborar tecnológica y comercialmente en todo el mundo. La nueva empresa potencia de esta manera el negocio tradicional de Felguera Stockage y Felguera-Provence, a la vez que explora y entra en mercados internacionales y desarrolla nuevos productos como son los tanques criogénicos (temperatura de almacenamiento inferior a -50ºC) y las plantas de almacenamiento.

Si la unión con CMP destacó por la transferencia de nuevos métodos de trabajo, la nueva unión con I.H.I. traerá consigo el impulso comercial y el intercambio tecnológico que permitirán a FELGUERA-IHI convertirse en una empresa líder en el sector. Desde ese año 1975, nos hemos dedicado a diseñar, suministrar y construir todo tipo de tanques de almacenamiento, pero también plantas de almacenamiento de hidrocarburos, plantas de cogeneración o incluso gasolineras. Se establecieron delegaciones en la mayor parte de refinerías de España para dar respuesta a trabajos de reparación y mantenimiento de equipos a demanda de los clientes… e incluso se llegaron a construir plantas de almacenamiento para explotación propia o participada.

Ha sido tan fructífera la relación de Duro Felguera con Ishikawajima-Harima Heavy Industries que un acuerdo firmado en 1975 por un tiempo inicial de 5 años ha llegado casi hasta nuestros días.

En estos 60 años, primero como Felguera Stockage, más tarde como Felguera-Provence y últimamente como Felguera-IHI, hemos ido mudando nuestra sede en Madrid desde la calle Orense a la calle Juan Esplandiú, de ahí a la calle Jacinto Benavente en el Parque Empresarial Las Rozas y más tarde a Vía de los Poblados en Hortaleza. Finalmente, en 2019, la empresa decidió trasladar su sede a las oficinas centrales de Duro Felguera en Gijón… pero en todo este tiempo y desde cualquier oficina hemos ido adaptándonos a las necesidades del mercado, buscando alianzas y sinergias que nos hicieran más fuertes y eficaces; hemos dado servicios y respuestas a clientes y empresas que siguen en el negocio, pero también a otras que han cambiado o que directamente han pasado a la historia. Hemos diseñado, suministrado y construido más de 250 esferas y casi 1000 tanques de almacenamiento de todos los tamaños y tipos: atmosféricos, refrigerados, criogénicos para trabajar casi a -200ºC o para almacenamiento a altas temperaturas (600ºC), de techo fijo, de techo flotante de simple pontón o de doble velo… Se han alcanzado hitos sobresalientes como llegar a ser la primera empresa española capaz de diseñar, suministrar y construir (con un socio especialista en obra civil) tanques de almacenamiento criogénico; diseñar, fabricar y construir la mayor esfera de almacenamiento en Europa, o diseñar, fabricar y construir los mayores tanques de almacenamiento de crudo de Europa.

La unión con IHI Corporation se ha acabado y empieza una nueva aventura: al igual que en la película a la que aludía en el inicio de este artículo, tenemos que Volver a Empezar… pero con la experiencia y conocimientos adquiridos todos estos años. Ahora somos una nueva empresa, DURO FELGUERA ENERGY STORAGE, que intentará adaptarse a las nuevas necesidades del mercado y a los nuevos retos y oportunidades que la Transición Energética trae consigo: se esperan nuevos productos químicos y combustibles, almacenamientos estratégicos, potenciación del amoniaco y el esperado Hidrógeno. El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 prevé el desarrollo del almacenamiento como una de las herramientas clave para otorgar flexibilidad al sistema eléctrico, y en nuestra mano estará aprovechar esta oportunidad.    

Como Antonio Albajara en Volver a Empezar, debemos contemplar el exitoso pasado con nostalgia, pero con el coraje y la vitalidad necesarios para afrontar el presente y el futuro.  

P.D.: LA foto de portada es propia, herencia de mi maestro y antecesor en el puesto. El barco transporta unas esferas que se montaron en nuestro taller en Gijón (Asturias) para llevarlas «casi» terminadas y completar su instalación en su destino en Argelia (un proyecto de los años 80 del pasado siglo)

Publicado en Empresa, Personales, Técnico | Etiquetado | Deja un comentario

LLAMADA A FILAS

The National Wallace Monument – Stirling

Hace unas semanas Rusia llamaba a filas a reservistas para reforzar su campaña militar en Ucrania: por primera vez desde la segunda guerra mundial se ordenaba la movilización de personal en la reserva, aunque -de momento- la medida sólo afectaría a aquellos soldados con experiencia de combate (de ahí que se estime en 300000 hombres el total de llamados a filas). La consecuencia inmediata de esta decisión fue un éxodo generalizado de potenciales afectados y sus familias desde el mismo momento del anuncio por tierra, mar y aire.

Si recordamos el inicio del conflicto, el gobierno de Ucrania respondió a los primeros ataques de Rusia con el decreto de la Ley Marcial que incluía la prohibición de libre movimiento entre regiones de aquellos hombres en edad militar (entre 16 y 60 años), pero acompañado de un llamamiento generalizado a quienes voluntariamente quisieran defender el país. El presidente Zelensky exhortaba a toda la población a defenderse y ofrecía armas a todo aquel (ucraniano o extranjero) que quisiera unirse a la defensa del ataque ruso. Como algunos de ustedes, tengo conocidos ucranianos que pudiendo mantenerse al margen en otros países europeos optaron por volver a su tierra y empuñar un arma para defender LO SUYO: su tierra, su gente y su país. 

En ambos casos estamos ante una llamada a filas, pero con una evidente diferencia: mientras Rusia convoca a sus soldados y reservistas para ir a luchar y arriesgar su vida en la conquista de un país extranjero que no les ha agredido (una causa de dudosa motivación para la mayor parte de la tropa), en el caso de Ucrania el llamamiento se hace a todos los hombres en edad militar y a todos aquellos que estén dispuestos a defender su país y todo lo que ello significa: su tierra, su libertad, sus familias y sus costumbres.

Pero -en mi opinión- hay otros factores que también influyen en la manera de asimilar los mensajes por las partes afectadas, como pueden ser la imagen o la actitud de sendos presidentes: desde que empezó el conflicto las imágenes difundidas de Putin (al menos las que yo he visto) suelen tener como común denominador un atuendo perfectamente elegante y casi siempre ambientado en un pulcro salón o un impecable despacho, y desde ahí exige a sus hombres que vayan a una guerra -seguramente inexplicable para muchos de ellos- a jugarse la vida. En la parte contraria, Zelensky ha mantenido en todo momento un discurso de resistencia a la agresión rusa acompañado de una imagen “a pie de guerra”, se ha molestado por ser un líder mimetizado con su gente, vestido de khaki o ropa militar y preocupado de visitar -y de que se difundiera su imagen- en las calles bombardeadas de sus ciudades. Entre las posibles alternativas de Zelensky seguro que estaban la dimisión, el exilio o la rendición ante el desafío ruso… pero eligió quedarse y liderar a su pueblo a la resistencia sabiendo que, aunque su oponente le superaba en capacidad bélica, nunca podría igualarle en motivación. Algunos mensajes de Zelensky me han recordado al célebre William Wallace en su discurso previo a la batalla de Stirling, en la que los modestos escoceses plantaron cara al poderoso ejército inglés que intentaba invadirlos:

Creo que hay un paralelismo entre Zelensky y Wallace, y es que ninguno es un “líder de cuna”: William Wallace fue el tercer hijo de un caballero o terrateniente escocés (hay diferentes versiones), por lo que su destino no era heredar las tierras sino ser clérigo. Los historiadores coinciden en que ingresó una abadía para ser discípulo de su tío capellán, quien le proporcionaría una completa educación basada –entre otros- en los clásicos latinos, a través de la cual adquiere un sentido moral de la libertad del ser humano, un ideal que guiará su vida.

Si miramos a Zelensky, es un licenciado en Derecho con una notable carrera en las artes audiovisuales (fue actor, guionista, productor y director de cine y televisión) antes de decidir dedicarse a la política en 2018 con el manifiesto objetivo de «acercar personas profesionales y decentes al poder y restaurar la confianza en los políticos», según declaró en una entrevista a Der Spiegel.

Tanto en el caso de Wallace como en el de Zelensky su carisma y liderazgo han contagiado de entusiasmo y alimentado de motivación a sus respectivos pueblos para defender sus raíces, sus tierras y su libertad ante un invasor a priori superior. Líderes surgidos desde el pueblo para el pueblo, líderes que han recibido una educación que sólo contempla la realización del ser humano desde la libertad y los valores y líderes que tienen claro su vocación de servicio a la comunidad que representan.

Como en el caso de Ucrania o Escocia, y sin llegar al conflicto bélico, a veces no podemos evitar que la vida nos sitúe en una posición de defensa de nuestras familias, trabajos, sociedad o creencia… y es en ese momento cuando tenemos que estar a la altura como personas y ocupar la posición que nos toque (en vanguardia o retaguardia) para trabajar y defender nuestra libertad y/o legítimos derechos: la dignidad no debe perderse nunca.

Publicado en Sin categoría, Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario

UNA SOCIEDAD BLANDENGUE

Foto RTVE

El pasado 1 de septiembre el Tribunal Europeo de Derecho Humanos (TEDH) emitía una curiosa resolución a una solicitud cursada en 2017 por la Fundación Jèrôme Lejeune e Inés (una joven portadora de trisomía 21). Los hechos denunciados se remontan a marzo de 2014 y su origen es un vídeo titulado “Querida Mamá” que -a pesar de ser merecedor de varios reconocimientos y premios internacionales- tuvo su emisión vetada en Francia por parte de la CSA (Consejo Superior Audiovisual Francés) en un contexto publicitario, alegando que su mensaje no podía ser considerado de “interés general”. Por si no lo conocen, este es el vídeo:     

Continuando con la argumentación de la CSA para prohibir la emisión del vídeo en 2014, basaban la decisión de considerar inapropiado el vídeo porque la porque la expresión de felicidad de los jóvenes que aparecen en él «probablemente perturbaría la conciencia de las mujeres que habían tomado diferentes opciones legítimas de su vida personal», insistiendo además en que su difusión no favorece el interés general de los franceses. La Fundación Jèrôme Lejeune impugnó en aquel momento esta decisión ante el Consejo de Estado francés quien rechazó el recurso, por lo que en 2017 esta misma fundación presentó una solicitud ante el TEDH en la que (invocando los artículos 10 y 14 del Convenio Europeo de Derechos Humanos) se pedía que se condenara la discriminación y la libertad de expresión a las personas con Síndrome de Down. Como les adelantaba, este pasado 1 de septiembre el TEDH declaró no admisible la mencionada solicitud, concluyendo que los demandantes no pueden ser considerados “víctimas”.

Dejo a la reflexión del lector la opinión sobre el vídeo, sobre la decisión de las autoridades francesas de censurarlo y sobre la posterior resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Mi opinión es que estamos ante una muestra más de la hipocresía imperante en nuestra sociedad, una sociedad que presume de libertades y de derechos sólo cuando estos están alineados con el discurso impuesto a la vez que censura lo que no gusta, no concuerda con los cánones actuales o no interesa que se vea. Con el silencio y/o la complicidad de todos.

En otro orden de cosas, esta semana también comienza el curso académico y –merced a ello- las inevitables reuniones de los preocupados papás con los respectivos profesores de sus niños. 

Me cuentan que en un colegio cercano, las tutoras de uno de los últimos cursos de Educación Primaria, después de la esperada explicación los nuevos horarios y el recordatorio del funcionamiento del centro, lanzaron una advertencia a los padres de que este año sus pupilos “tendrían que trabajar mucho” porque los años de la pandemia han hecho mella y había que recuperar el tiempo perdido y –sobre todo- el “hábito de trabajo”. En ese momento todos los padres asintieron, pero a la salida del centro alguno ya empezó a criticar esta medida y más de uno temía por sus pequeños exclamando “pobres, ojalá con los niños dulcifiquen ese discurso y no se lo pongan muy duro”: no me gustaría ser uno de esos tutores en esos foros de sabiduría que son los grupos de Whatasapp de padres. Cada uno sabrá lo que desea para sus hijos, y seguro que todos deseamos lo mejor, pero en mi caso una de las cosas que quiero es que precisamente tengan ese “hábito de trabajo”, que se acostumbren a que las metas y los objetivos sólo se consiguen trabajando y que –aun así- incluso en muchas ocasiones esos objetivos no llegarán por mucho que te esfuerces y trabajes. La sobreprotección de nuestros hijos sólo les hará más débiles y vulnerables en un mundo cada vez más globalizado y competitivo.

Por último, esta misma semana el Instituto de la Mujer lanzaba la campaña titulada “El hombre blandengue” destinada a que los hombres concibamos la masculinidad de una forma “más comprometida, abierta y sana”. Los creativos responsables de esta campaña han considerado oportuno recurrir a una entrevista al popular El Fary en 1984:

La propia ministra de Igualdad se encargó de presentar esta campaña que persigue -según sus propias palabras- “poner en valor la gran evolución que se ha producido en la sociedad española en los últimos 40 años” y que los hombres «se liberen del patriarcado que les ha impuesto unas normas muy rígidas, que les dice que uno es menos hombre si llora o si no le gusta el fútbol». Esta campaña forma parte del “Plan Corresponsables”, dotado con 190 millones de euros para este año 2022.

Sin entrar a valorar la pertinencia o no de mantener un Ministerio de Igualdad, supongo que cuando alguien decide dotar de presupuesto público a este tipo de iniciativas tendrá el respaldo evidente de una necesidad o carencia en la sociedad española que debe ser cubierta, aunque les puedo asegurar que yo en mi entorno no la percibo. Pero volviendo al mensaje de esta campaña, creo que recuperar una opinión de El Fary o una sociedad de hace 40 años para compararla o contraponerla con la actual es hacerse trampas al solitario: muchos de nosotros vivimos esa época y hemos llegado hasta aquí evolucionando y transformando nuestras modas y costumbres como miembros de una sociedad viva.

Triste panorama se nos plantea en occidente cuando los papás estamos preocupados porque a nuestros hijos en educación primaria les carguen de trabajo, o cuando las autoridades censuran vídeos en los que la expresión de felicidad de unos jóvenes pueda perturbar la conciencia de algunas madres… o incluso cuando ministerios ocupan sus esfuerzos y nuestro dinero en campañas donde se critican discursos de hace casi medio siglo: a sus trabajadores y asesores no les arriendo la ganancia ante el trabajo titánico que aún tienen por delante, sobre todo pensando en algunas publicaciones periódicas o en canciones de nuestra rica fonoteca roquera, en el filón que van a encontrar en las taquilleras películas de los hermanos Ozores, Fernando Esteso y Andrés Pajares… o en los programas de aquellos inicios de Tele 5 (si, la misma cadena que ahora presume de ser respetuosa, inclusiva, etc..) con Bertín Osborne, Jesús Gil y las Mama Chicho.  

Definitivamente estamos ante una sociedad blandengue… e hipócrita

Publicado en Sin categoría, Sociedad | Etiquetado | Deja un comentario